Gerontocriminología

En qué consiste, cómo surge el concepto…

Gerontocriminología es el estudio del delito en relación con las personas mayores, tanto cuando son víctimas del mismo como cuando lo cometen.

La idea de este concepto me surgió inicialmente como consecuencia de una búsqueda personal en el ámbito criminológico de respuestas relativas al delito contra las personas mayores que complementasen el tratamiento dado a este fenómeno desde la Gerontología. Posteriormente, al ir adentrándome en este conocimiento criminológico, tanto desde el punto de vista teórico como de mis investigaciones de campo, fui constatando la necesidad de desarrollar un espacio común de conocimiento entre ambas disciplinas, de ampliar la perspectiva del concepto de delito contra las personas mayores —que inicialmente centraba en el maltrato— y de contemplar no sólo a estas personas como víctimas sino también como sujetos que cometen delitos.

Fueron varios los motivos que me llevaron a este nuevo enfoque a lo largo de este proceso de investigación y aprendizaje teórico-práctico. Así, constaté que las personas mayores han sido sujetos históricamente olvidados dentro de la criminología, tanto cuando son víctimas del delito como cuando lo comenten. Sin embargo, existen ambos roles: víctimas y delincuentes, y es necesario visibilizarlos e investigar sobre ellos, entre otras finalidades, para prevenir tanto la victimización como la reincidencia delictiva. Esta necesidad de analizar ambos perfiles se sustenta en varias razones; por ejemplo, en el caso concreto de las víctimas, se constata un incremento paulatino de sus porcentajes de victimización. Asimismo, aunque la mayoría de los estudios al respecto se focalizan en el maltrato intrafamiliar, estas personas son también víctimas de otros delitos. Por otra parte, en el caso de quienes comenten delitos —y aún pudiendo resultar una idea controvertida—, visibilizar su figura permitiría también desligar a las personas mayores del estereotipo de seres débiles e indefensos que únicamente pueden asumir el papel de víctimas. Además, ambos roles presentan características específicas y escasamente estudiadas que requieren de su consideración conjunta desde el punto de vista gerontológico y criminológico.

Por lo tanto, considero que la existencia y singularidad de ambos perfiles hacen necesario que se reconozcan como objeto de estudio específico y que se investigue al respecto desde un enfoque integrador en el espacio común de la Gerontocriminología que, por su carácter colaborativo e integrador, está también abierto al aporte de otras ciencias, además de la Gerontología y la Criminología.

Y todo esto, ¿qué utilidad práctica tiene?

La finalidad de la Gerontocriminología es la mejora de la calidad de vida de las personas mayores en relación la prevención del delito. Desde la perspectiva de la victimización, esta finalidad se concreta en el ámbito práctico en la mejora de su seguridad en el espacio público y privado, tanto desde el punto de vista de las competencias de los agentes públicos de protección ciudadana, como de las propias personas mayores, mejorando sus capacidades de autoprotección frente al delito o, cuando esto no sea posible, facilitando herramientas de protección a quienes velan por su seguridad desde las redes formales e informales, principalmente, la familia. Por otro lado, cuando son las personas mayores quienes cometen los delitos, las investigaciones al respecto resultan útiles, por ejemplo, en el ámbito de la reinserción o en la respuesta penitenciaria y judicial; diseñando, si fuera el caso, políticas o recursos específicos para las necesidades de este grupo de población.

En definitiva, en este proceso he descubierto la complementariedad de ambas ciencias, la pertinencia de su convergencia en este nuevo concepto y, sobre todo, su aplicación práctica.

Estoy o estamos —si sentís interés por este tema—, ante un ámbito apasionante sobre el que ya estoy investigando y que compartiré a través de artículos semanales en esta página web y de colaboraciones periódicas en otros medios de difusión.

Gracias por leerme y por compartir y difundir el conocimiento.

Iratxe Herrero Zarate©2015